• enviar
  • enviar
  • Imprimir
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto

Metodología, modelos y errores de predicción

Simulando el sistema económico desde su estructura deductiva de influencia, disponemos de una batería de modelos que, en la mayoría de los casos se tratan de ecuaciones econométricas que miden la relación entre la variable a pronosticar, y las variables que la determinan.
Una vez obtenida esa relación, y con un escenario (pronóstico o supuesto) sobre el futuro de esas variables explicativas, el modelo emite su pronóstico

Desde una concepción elemental CAUSA-EFECTO y tal como sucede en el ajedrez, y en línea con la teoría del caos ("efecto mariposa"), partimos de una concepción sistémica de la actividad económica.

Desde allí elaboramos modelos que, a distinto nivel de agregación aislan, determinan y cuantifican la influencia de una variable (exógena, explicativa) sobre otra (endógena, explicada). En la jerga de los economistas, a ese vínculo lo denominamos "elasticidades".

Este es el primer paso. Inmediatamente después aplicamos estas relaciones estructurales hacia el futuro, disponiendo de pronósticos o escenarios a futuro de las variables explicativas.


Los errores del pronóstico
Los modelos no eliminan la incertidumbre porque por deficición el futuro no sucedió, pero sí la reducen y, sobre todo, la miden. Son una construcción intelectual del futuro sujeta a cuatro errores:
  • Error aleatorio, el componente imposible de modelizar
  • Error en el modelo:
    • en los datos
    • en los procesos estadísticos
  • Error en la especificación:
    • Incluir variables irrelevante
    • No incluir variables relevantes
  • Error en los pronósticos de las variables explicativas
Es decir que cuando proyectamos sabemos que vamos a tener un error de predicción. Lo importante es administarlo y, como en la vida, aprender del análisis de los errores. patra esto último disponemos de una metodología que en el futuro, una vez que se dispone de los datos reales, calcula cada uno de los tipos de error (cuya suma es el error total realidad vs. pronóstico) y reparte responsabilidades. En líneas sgenerales el proceso es el siguiente:
  1. Re-proyectando el modelo que hizo las proyecciones originales, pero ahora utilizando las variables explicativas reales, cambiándolas de a una, y luego todas simultáneamente.
  2. Re-estimando el modelo hasta el presente, utilizando explicativas reales.
Se logra así separar cada compenente del error.


Aptitud y Actitud
Tanto el elaborador como el cliente interno y externo de un pronóstico es un profesional y/o un especialista. Y nuestros clientes personas sensatas que nos contratan para optimizar su intuición.
Ellos saben que las proyecciones constituyen en ejercicio intelectual del futuro y, como tal, reconocen el desafío y la dificultad de prever eventos que no han ocurrido, y cuya probabilidad de aparición no puede establecerse a priori, pero que a juicio del especialista son probables de suceder.
Por lo tanto, la eficacia de los pronósticos suministrados no debe evaluarse como un ejercicio de “tiro al blanco”, sino por la consistencia técnico-económica de las estimaciones, por la sensatez de los supuestos asumidos y por la verosimilitud de las hipótesis usadas.


  • enviar
  • enviar
  • Imprimir
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto